miércoles, 23 de septiembre de 2015

Reflexiones desde la cuneta

-Las cosas no siempre salen como debieran, o como a uno le gustaría que saliesen. Tras esta perogrullada, y verdad universal, solamente tengo que dar las gracias a todos los que, enviando fotos de sus maravillosas, y hechas en casa, Vespas y Lambrettas, han querido participar en un proyecto que inicié con más ilusión que tiempo y con más corazón que cabeza. 
-No es el momento de seguir adelante "con mi libro", como diría Paco Umbral, pues no dispongo del tiempo necesario para hacerlo. También ha sido un factor importante el número de scooters personalizadas y hechas en casa, más escasas de lo que yo imaginaba y me hubiese gustado. 
-Si bien la cantidad de scooters custom que ruedan, o no, por nuestra geografía aumenta cada día, no lo hace la cantidad de propietarios que se manchen las manos, en su garaje, en su trastero, en la calle... para transformarlas y convertirlas en ese cacharro singular, lejos de las restauraciones, que te pone la carne de gallina una vez la terminas y ruedas con ella. Al menos esa ha sido mi percepción.
-Resumiendo...dejo este "proyecto", pero no lo olvido. Tendré que plantearlo de nuevo, cambiar su enfoque, pero tengo claro que volveré a intentarlo.

Twist&go de Alberto Fernadez "Vesping"

Detalles para una Vespa Sprint

Detalles para una Vespa Sprint

 -Que el vinilo es una opción, más que digna, para personalizar nuestras scooters, es algo que cada dia está más claro.
-Una amigo de Vitoria me pidió que le diseñase unos detalles para su flamante Vespa 150 Sprint. Hasta aquí todo normal, si no fuese por unos pequeños detalles. El diseño requería ajustar el vinilo, al milímetro, a las "curvas" de los cófanos de la Vespa y yo, por desgracia, vivo a 367 km de Vitoria. Tampoco dispongo en mi garaje de todos los modelos de scooter, ya me gustaría, para poder sacar las plantillas.
-Bueno, al final uno se tiene que buscar la vida y, por suerte, un amigo de mi pueblo tenía una Vespa 150 Sprint, también recién restaurada, con la que pude sacar las plantillas para diseñar en el odenador.
-Antes de ponerme con las plantillas barajamos varios diseños, hasta que quedó satisfecho con uno, bastante sencillo y "cool" que, la verdad, una vez terminado, tiene mucho parecido con los diseños del celebérrimo Eddy Grinstead. Lo cierto es que las líneas de nuestras queridas scooters llaman a este tipo de diseños, pues fluyen de un modo armónico, natural, con las mismas.
-Bueno, la cosa comenzó más o menos así:
Me envío un e-mail con fotos de su Vespa





 -Boceté en el ordenador unos diseños, guiado por sus indicaciones, para tener una base. El hecho de que el dueño de la montura participe activamente en el diseño, aportando sus ideas y puntos de vista es, al menos para mi, parte esencial del proceso. No sólo por que de este modo su máquina pasa a ser una extensión de sus gustos, también por que facilita, muchísimo, la tarea de idear el mismo.








-Una vez hecho esto decidió que diseño le gustaba más, con unos pequeños cambios y pasé a tomar las medidas y a diseñar las plantillas sobre la Vespa Sprint de mi amigo. No tengo fotos del proceso, pero os muestro el resultado.


-Pasé por el escaner este amasijo de papel y cinta de carrocero, y se quedó, tras vectorizarlo a sus medidas definitivas, en esto. Si, la foto es más mala que el sebo de carreta.



-Antes de mandar a cortar el vinilo afiné los bocetos, quedando como veis a continuación.






-Para cortar el vinilo, y que no haya problemas a la hora de aplicarlo, también se han de crear unos pequeños bocetos con la colocación exacta del mismo, tal que así.







-Una vez hecho esto mandé los documentos al profesional, de Vitoria, que mi amigo eligió. Allí cortaron y aplicaron el vinilo. Este fue el resultado.





-Este es el boceto de la palabra "Carnation", tributo a la canción, del mismo nombre, de "The Jam". No todo va a ser frio ordenador y vectores.